El comercio electrónico marca tendencia

8 junio, 2017

El sector textil en España aumentó su facturación un 2,8% en 2016 respecto al ejercicio anterior, aunque la confección cayó un 1,1%, según datos de Cityc. La producción, por su parte, aumentó un 5,1%, también en el sector de la confección (10,7%). Otro dato a tener en cuenta es el de los precios industriales: en diciembre de 2016 cayeron un 0,5% respecto al mismo periodo de 2015 en el sector textil, aunque repuntaron un 0,2% en el de la confección.

En este sentido, el número de empresas dedicadas al área textil en nuestro país es de 7864, según datos de EAE Business School, una cifra que no ha dejado de disminuir desde 2004, hasta situarse en un 49,78% menos. Según esta entidad, el gasto en prendas de vestir a nivel internacional presenta un crecimiento del 72,8% entre 2009 y 2015. Los países con mayor crecimiento han sido China (189,3%), Rusia (131%), Corea del Sur (95,4%), Sudáfrica (88,6%) y Polonia (72,8%). Si nos fijamos en el gasto, la lista la encabeza Estados Unidos (374.595 millones de euros), seguido de China (334.789), el Reino Unido (95.489) y Japón (83.023). Por su parte, los que registran un mayor consumo de prendas de vestir por hogar fueron el Reino Unido (1466 €), Noruega (1280 €), Estados Unidos (1165 €) e Italia (1044 €). Desde EAE Business School apuntan que en el año 2019 los cinco países que liderarán el gasto textil serán China (401.8667 millones de euros), Estados Unidos (386.795), Reino Unido (93.655), Japón (82.875) y Alemania (78.824). España se encuentra en una posición media en todas las tablas internacionales, con 28.489 millones de euros, lo que representa el 2% del gasto total.

Se prevé que para 2019 los hogares del Reino Unido, Noruega, Estados Unidos y Suecia serán quienes tengan un mayor gasto en prendas de vestir, con unas cifras de 1438€, 1274€, 1203€ y 1010 euros por hogar, respectivamente. En España, hay un total de 7864 empresas dedicadas a la producción textil distribuidas en su mayoría en Cataluña, Madrid, Comunidad Valenciana y Galicia. Las comunidades autónomas que registran un mayor gasto textil son Cataluña (5027 millones de euros), Andalucía (4741), Madrid (3932) y Comunidad Valenciana (2820). Cada español gasta 612 euros anuales en prendas de vestir, lo que supone un aumento del 16% en los últimos años. Navarros, vascos, asturianos, gallegos, riojanos y cántabros son los que más gastan. Se prevé que en 2019 la cifra de gasto en textil en España se sitúe en los 31.057 millones de euros, lo que supondrá un crecimiento de entre el 2% y el 3% por año.

En este contexto, el comercio electrónico tiene un papel fundamental. Según datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), en el primer semestre de 2016 las ventas on line de prendas de vestir registraron un crecimiento del 13,7%, hasta superar los 673,5 millones de euros. En cambio, respecto al primer semestre de 2015, la moda perdió peso en el conjunto del comercio electrónico, hasta copar el 5,9% de todo el negocio digital en España (frente al 6,3% que representaba en el mismo periodo de 2014). En el segundo trimestre de 2016, las ventas en línea de prendas de vestir ascendieron a 331,5 millones de euros, un 12,4% más que en el mismo periodo del ejercicio precedente.

El calzado fue el sector que más incrementó su facturación on line durante el segundo trimestre de 2015, con un incremento del 30,5%, hasta alcanzar los 61,9 millones de euros. La joyería, por su parte, generó 7,6 millones de euros, un 30% más que en el mismo periodo del año anterior. En el acumulado de los seis primeros meses, también el calzado lideró la subida, con un alza del 28,5%, seguido por la joyería, la relojería y la platería, que vendió un 25,9% más a través de los canales digitales. En volumen, en cambio, las prendas de vestir continúan copando el grueso de la facturación en línea del sector. El volumen de negocio generado en internet por estos tres grupos de productos alcanzó en el primer semestre 814,4 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 16,1% respecto al ejercicio precedente y un 7,2% del conjunto del comercio electrónico
En lo que respecta al origen y el destino de las transacciones, el grueso de las compras de prendas de vestir sigue siendo de España con el exterior (es decir, en plataformas españolas con destino a otros países). En el primer semestre del año pasado, estas ventas ascendieron a 340,6 millones de euros, un 26,3% más que en el mismo periodo del año anterior. Por su parte, las compras realizadas dentro de España se situaron en 241,7 millones de euros (+11,7%), y las realizadas desde el exterior con España ascendieron a 91,2 millones de euros. E-COMMERCE Desde Distrisort, J. L. Mejías explica que ”la incorporación de los flujos del comercio electrónico en la logística textil conlleva elevar el número de pedidos, así como reducir en número de artículos a expedir en cada pedido. Esto significa un número superior de movimientos de recogida de artículos en los almacenes que se deben preparar en olas secuenciales con objeto de unir el pedido del cliente final”. ”Para tal efecto ‘ resalta Mejías‘ , Distrisort ha modificado la salida convencional de nuestro sistemas de clasificación así como nuestro software, permitiendo a nuestro clientes trabajar en lotes grandes de recogida en los almacenes, que posteriormente se convierten en pedido por cliente de pocas unidades pedidos añadiendo la documentación del pedido de una sola vez”.

Por su parte, el director comercial corporativo de Logisfashion, José María Ortíz, resalta que ”efectivamente, el e-commerce ha cambiado las reglas”: ”La profundidad de referencias y unidades por pedido son inferiores respecto al retail y la exigencia de servicio en tienda se traslada a nuestros almacenes. En retail dispones de calendarios de reposiciones por semana y el consumidor puede comprar las 24 horas del día”. ”En Logisfashion ‘ continúa‘ , desde hace siete años nos hemos adaptado a las necesidades de un sector tan exigente como el e-commerce. Hemos evolucionando nuestros procesos operativos y adaptado nuestras instalaciones para poder servir de manera ágil y eficiente a nuestros clientes garantizando la calidad de cada proceso apoyándonos en nuevas herramientas tecnológicas”. Y es que el cliente es el vértice sobre el que pivota ahora la estrategia de una compañía de servicios logísticos, sometida a horarios cada vez más flexibles, a pedidos más frecuentes y más pequeños y a unos procesos en los que las devoluciones (sobre todo en el sector de la moda) se encuentran a la orden del día. Las exigencias, por tanto, tal y como reconoce José María Ortiz, han aumentado, qué duda cabe: ”Nuestros clientes también han tenido que adaptarse a estos cambios y, en este sentido, las exigencias tanto a nivel operativo como técnico (información, visibilidad de los stocks, etc.) son mucho mayores”.

”Todas las marcas ‘ continúa Ortiz‘ están muy atentas a los tiempos de entrega en e-commerce. Se tiene que ser capaz de entregar en 24 horas, y si es en 12 horas, mejor. Al final, el e-commerce es un establecimiento abierto las 24 horas dispuesto a satisfacer las necesidades o impulsos de compra del consumidor. A mayor tiempo desde la compra, disminuye el impulso inicial de la compra. Para garantizarlos nos apoyamos en un modelo híbrido (tecnología y recurso humano). Nuestra visión ha sido poder anticiparnos a estas exigencias y aportar las buenas prácticas y el expertise desarrollado con los grandes del players. Pero también nos ha abierto la puerta a un nuevo tipo de cliente que no solo es el gran fabricante textil y de moda, sino a startups de ecommerce en un sector más amplio, también relacionado con la moda y lifestyle, como son los accesorios, gafas, joyería, bolsos, incluso disfraces, artículos de deporte y belleza”. Desde Distrisort, J. L. Mejías apunta, en este sentido, que ”el comercio electrónico genera un flujo de movimiento de mercancías diferente al flujo normal de expedición a tienda”. ”La gran exigencia de nuestros clientes ‘ aseguran‘ ha sido el poder combinar en el mismo sistema de clasificación pedidos a tienda, así como los pedidos de comercio electrónico”.

SERVICIOS ESPECÍFICOS . ¿Y qué soluciones específicas para el sector ofrecen? Desde Distrisort, J. L. Mejías explica que ofrecen varios sistemas de clasificación, que dependen principalmente del producto o de su mezcla. ”En este año ya hemos terminado cinco proyectos donde se combinan sistemas de clasificación de producto textil con zapatos y bolsos y tres proyectos en los cuales los artículos deportivos se mezclan con el textil y el zapatos”, resaltan. Desde Logisfashion, José María Ortiz explica: ”Las operaciones logísticas que ofrecemos, no solo para la industria textil, sino para empresas relacionadas con la moda (accesorios, calzado), son amplias. Nuestros servicios se pueden iniciar desde la producción, realizando inspecciones y control de calidad en fábricas en Asia, consolidados de carga de las producciones en origen para cualquier destino del mundo, el reacondicionamiento (planchado, etiquetado y embolsado de prendas) y todo el proceso logístico en el país de destino. Desde la recepción del producto en nuestras instalaciones, el almacenaje, la pick and pack del pedido independientemente de su canal de venta, su distribución o entrega al consumidor final. También soluciones en gestión in house del cliente y representación en la venta en países en los que tenemos presencia (servicios de trading)”. ¿Y cuáles son los que más demandan los clientes? ”El ecommerce ‘ apunta Ortiz‘ es el foco de prácticamente todas las marcas, es la gran revolución en el sector. Hoy el 50% de nuestra facturación en España proviene del e-commerce. También la internacionalización de las marcas demandan nuestra ayuda en China y Latinoamérica”.

PREVISIONES. J. L. Mejías apunta que en Distrisort están montando varios sistemas de clasificación cuyo principal objetivo es conseguir, junto a sus clientes, que sus sistemas de clasificación ”se conviertan en una herramienta eficaz para tratar los flujos de pedidos a tienda, así como el comercio electrónico”. Por su parte, Logisfashion pronto abrirá en España un nuevo centro, tal y como explica su director comercial corporativo. Internacionalmente, José María Ortiz destaca la puesta en marcha de uno de sus ”proyectos estrella del 2017”: un gran centro de 14.500 metros cuadrados en Chile ”con una gran inversión en tecnología”. En cuanto a las previsiones, Ortiz comenta que son ”positivas”: ”Apuntamos a superar el presupuesto proyectado. Actualmente estamos trabajando en cinco grandes proyectos en España, que con seguridad se materializarán en los próximos tres meses. En Latinoamérica, la apertura de Chile nos posiciona como un operador logístico de referencia en la región. México, Panamá, Colombia, EE. UU. y China consolidados y con proyectos interesantes a materializar, con lo que en el consolidado continuaremos con el incremento de doble dígito anual”.

Por su parte, fuentes de Distrisort resaltan que 2017 es un año en el que ”la firma de proyectos ha sido excepcional. Aún así, el mercado sigue demandado sistemas de clasificación que prevemos cerrar durante el resto del año y que estarán operativos a principios del 2018”.